Paseando por el Mercado de Santa Llúcia (ESPAÑA)

Apenas queda una semana para Navidad y Barcelona está llena de luces de colores y preciosos adornos por todas partes. ¡Lo cual me encanta! La Navidad es una de mis épocas preferidas del año, y por eso, como ya os comenté intento dedicar estos posts de Diciembre a estas fechas en concreto.

Además muchos me habéis comentado que viviendo en una ciudad como la mía, una de las más turísticas de Europa y del mundo, como puede ser que casi no comente nada sobre Barcelona. He pensado que tenéis mucha razón y por ello, cuando el otro día fui a pasear por la feria de Santa Llúcia en pleno centro de la ciudad condal, pensé en vosotros e hice varias fotografías para este post.
Todas las Navidades dedico, al menos un día, a pasear por el centro de Barcelona porque justo delante de la Catedral de Santa Eulalia se monta un precioso mercadillo de objetos navideños y figuras de Pesebre precioso.


La historia de la Fira de Santa Llucia se remonta hasta el año 1786 y se celebra desde entonces sin excepción alguna, incluso cuando hubo la epidemia de fiebre amarilla en 1860, dejó de celebrarse este pequeño mercado. Santa Llucia es la patrona de modistas, oftalmólogos, sastres y todos aquellos empleos en los que la “vista” es básica y muy necesaria. Debido a esto se celebraban las ferias en honor a esta Santa y muchos artesanos montaban sus puestos llenos de figuras y detalles que dejaban embelesados a los niños.
La costumbre y la tradición (es uno de los mercadillos más antiguos de España) ha llegado hasta nuestros días con magníficas figuritas de Pesebre talladas a mano, preciosos (y horrendos) detalles para el árbol de Navidad y diferentes representaciones típicas de la Navidad catalana como el “caga tió” o el “caganer” (cómo veis todo en sigue la misma tónica…).
Los puestos son increíbles, muy cuidados y llenos de luces, enmarcando la fantástica Catedral gótica que preside la plaza. Además muchos de los días podréis oír coros navideños cantando villancicos, lo que siempre supone un aliciente y ameniza el paseo.


Os recomiendo que paseéis por Portal de l’Angel, donde hay diferentes puestos de regalos y fantásticas tiendas iluminadas por doquier bajo las luces de las calles y artistas callejeros tocando fantásticas canciones. Nosotros encontramos unos músicos tocando valses y gente mayor bailando, la verdad es que es bonito y agradable pasear por allí. Por cierto, el mercado está abierto hasta el día 23 de Diciembre.
Finalmente tan solo me quedan unas recomendaciones: no olvidéis entrar en la Catedral para ver el hermoso Pesebre que hacen en el claustro gótico, así mismo acercaros a la Plaça Sant Jaume ya que montan otro justo delante del Ayuntamiento y la Generalitat, y si queréis reanimaros del frío no olvidéis que en la calle Petrixol hacen el mejor chocolate caliente de Barcelona.

¡Espero que lo disfrutéis! ¿En vuestras ciudades se montan Mercadillos Navideños? ¿Soléis pasear por ellos? ¿Cuáles son vuestros Mercados o Ferias de Navidad preferidas?



2 comentarios:

ELEGANCIA EN VERTICAL dijo...

Me encanta este mercado. Desconocía su origen y que Santa Llúcia fuese patrona de tantos gremios profesionales. Gracias por informarnos y por las maravillosas fotografías.

El sábado precisamente paseaba por allí.

Un abrazo.

ipodgirl dijo...

Qué bonito está todo con la decoración navideña... Lo peor que le encuentro a los mercadillos navideños es lo abarrotados que suelen estar, por lo menos los puestos que ponen en la Plaza Mayor de Madrid siempre están así... Me agobian las aglomeraciones...
Besotes!!!

Publicar un comentario